24 ene. 2011

PONIÉNDOME AL DÍA PAGANAMENTE

Hace un par de años empecé con una tendencia que se ha ido repitiendo cada X meses. Me refiero al hecho de decidirme, tras años de seguimiento, a hacerme finalmente con la discografía de un grupo. Es un requisito básico si aspiro a tener la discoteca perfecta (perfecta para mis gustos, entiéndase, la perfección es relativa y casi siempre inalcanzable, ni siquiera en términos ideales). Bueno, profundidad mental aparte, cuando voy conociendo un grupo, y dependiendo de cuanto me guste, decido en qué “estatus” colocarlos, es decir, si los discos merecen:

- ser comprados originales.
- ser grabarlos en CD por separado.
- ser grabados un CD con toda la discografía junta en mp3.
- no gastar soporte físico y directamente dejarlo en mi ordenador.

(Obviamente, esta jerarquía va de arriba abajo según si el grupo me gusta más o menos)

Con el tiempo, he ido subiendo de “categoría” a muchos grupos, y los de hoy han ido de la tercera a la primera, nada menos, aunque nuevamente he necesitado años para darme cuenta de que realmente me apasionan tanto. Os los presento.

Inkubus Sukkubus son británicos, llevan más de veinte años de carrera, mogollón de discos publicados y son paganos, al menos en la temática de sus canciones, por lo que en sus líricas abundan brujas, vampiros, hadas, demonios, naturaleza, referencias bíblicas y anti-cristianas, magia, mitología de todas las culturas y épocas, y todo ese tipo de historias fantásticas, terroríficas y paranormales.  Temas siempre de moda (demasiado de moda, actualmente) pero ellos siempre lo han tratado con buen criterio.

Integrantes:

- Candia Ridley: vocalista y letrista y algunas percusiones. 
- Tony McKormack: compositor, programador, guitarrista, algunas voces.
- Bob Gardener: bajista.

Son de esas formaciones que apenas han variado de estilo con el paso de  los años, tienen una fórmula que funciona, no desgasta a sus seguidores, por lo que no le ven sentido en cambiarla apenas nada. Las programaciones sonoras son muy sencillas, las guitarras tienen ese toque ochentero del sonido post-punk o rock gótico, y para la percusión, usan una batería programada, sin músico detrás, pero a mí me gusta mucho, es tan repetitiva que esa no naturalidad da mucho ritmo. Candia aúna oscurantismo y sensualidad en su enigmática voz. Suenan como a un par de décadas atrás, y a la vez a otras épocas indeterminadas entre los ritos y la mística, gracias a composiciones sencillas y muy pegadizas, y sin orquestas ni grandes efectos. Si te atrae su sonido, te gustarán prácticamente todas sus canciones. A mí me encantan, cómo no.

Candia y Tony tienen el detalle de firmar a mano los discos si tú se lo pides al comprarlos a través de su web oficial. Aquí va una foto de los dos primeros que decidí adquirir, y que me han llegado hoy mismo: Vampire Erotica (1997) y Science & Nature (2007)



Por supuesto, ambos incluyen un libreto de discreto diseño pero con todas las letras, para entender a la perfección los mundos ocultos en que se sumerge cada tema. Otro aspecto que me anima a seguir comprando sus trabajos.

Os pongo dos videos del Vampire Erotica:

  • Heart of Lilith: 

 

  • Paint It Black: esta es la mejor versión hecha del tema de los Rolling Stones, me atrevo a decir una pequeña blasfemia, y es que me parece mejor que el original.

 


Y para terminar Wytches, del disco llamado igual y que será uno de los que compraré próximamente.



2 comentarios:

  1. Por contra de los del otro día estos si me gustan mucho más, aunque los tengo que escuchar con más calma :*

    ResponderEliminar
  2. Perfecto, si te los "aprendes" un poco puedes volver por aquí cuando quieras y decirme qué tal jeje ;)

    ResponderEliminar