27 ene. 2011

HIJO DE LA LUNA (VERSIONES METAL)

Pocas leyendas me parecen tan hermosas como esos pocos párrafos sobre aquella gitana traicionada por la Luna que José María Cano escribió en 1986 para crear uno de los temas más conocidos de Mecano, una nana pop moderna con la dulce, incomparable voz de Ana Torroja.



Es la canción española más versionada de la historia, siendo la más reconocida la que reinterpretó la soprano inglesa Sarah Brightman en su álbum La Luna, del año 2000, pero yo voy a revisar las versiones de grupos de metal que he escuchado y que me han gustado, cada uno centrado en su subestilo correspondiente.

La primera es la de los españoles Stravaganzza (álbum Hijo del miedo; año 2006). Gran transformación de la original en una balada de heavy metal clásico con mucha fuerza. No me gustan este tipo de cantantes masculinos con voz aguda, pero Leo Jiménez suena muy templado, y con sorpresita "gutural" de por medio.



Una banda que no conozco de nada excepto por su versión de esta famosísima canción son Lyriel, grupo de folk metal bastante suavecito. Añadieron al tema original algo de guitarreo y toques celtas para incluirla en su trabajo Autumnales (2006). El acento de su cantante deja claro de donde son: alemanes.



Otros alemanes que conozco bien y que me encantan son Haggard, un montón de músicos que forman toda una orquesta añadida a temas propiamente metaleros. Sin embargo, aparcaron este estilo tan épico para rescatar Hijo de la Luna en su álbum Tales of Ithiria (2008). La cantante, si no es española, tiene un acento perfecto. El tema, más que al metal sinfónico característico de Haggard, suena a rock con un aires de banda sonora, pero es precioso en mi opinión.


Finalmente, la (pen)última versión que ha llegado hasta mis oídos viene nada menos que de un grupo que practica metal vampírico (digamos que es un gothic metal temático sobre vampirismo y tal) Son los italianos Theatres Des Vampires, que antes eran más extremos y ahora tienen mayor carga de rock y algo de electrónica. Su último trabajo se publicó este mismo mes de enero, y se llama Moonlight Waltz. Bueno, pues la versión que incluye está cantada en italiano (Figglio della Luna). La música no es muy novedosa, pero la voz de la cantante Sonya Scarlet me encanta, es tan susurrante, arrastrada y "vampírica" que da un toque misterioso y siniestro a tan bonita melodía.



Hay muchos, muchísimos otros artistas que han acoplado este tema a sus variopintos estilos musicales, pero yo apenas los conozco, así que no buscaré más videos ni comentaré aquello de lo que apenas tengo conocimiento de causa, sólo los "del mismo estilo" y que me llamaron la atención positivamente :)

24 ene. 2011

PONIÉNDOME AL DÍA PAGANAMENTE

Hace un par de años empecé con una tendencia que se ha ido repitiendo cada X meses. Me refiero al hecho de decidirme, tras años de seguimiento, a hacerme finalmente con la discografía de un grupo. Es un requisito básico si aspiro a tener la discoteca perfecta (perfecta para mis gustos, entiéndase, la perfección es relativa y casi siempre inalcanzable, ni siquiera en términos ideales). Bueno, profundidad mental aparte, cuando voy conociendo un grupo, y dependiendo de cuanto me guste, decido en qué “estatus” colocarlos, es decir, si los discos merecen:

- ser comprados originales.
- ser grabarlos en CD por separado.
- ser grabados un CD con toda la discografía junta en mp3.
- no gastar soporte físico y directamente dejarlo en mi ordenador.

(Obviamente, esta jerarquía va de arriba abajo según si el grupo me gusta más o menos)

Con el tiempo, he ido subiendo de “categoría” a muchos grupos, y los de hoy han ido de la tercera a la primera, nada menos, aunque nuevamente he necesitado años para darme cuenta de que realmente me apasionan tanto. Os los presento.

Inkubus Sukkubus son británicos, llevan más de veinte años de carrera, mogollón de discos publicados y son paganos, al menos en la temática de sus canciones, por lo que en sus líricas abundan brujas, vampiros, hadas, demonios, naturaleza, referencias bíblicas y anti-cristianas, magia, mitología de todas las culturas y épocas, y todo ese tipo de historias fantásticas, terroríficas y paranormales.  Temas siempre de moda (demasiado de moda, actualmente) pero ellos siempre lo han tratado con buen criterio.

Integrantes:

- Candia Ridley: vocalista y letrista y algunas percusiones. 
- Tony McKormack: compositor, programador, guitarrista, algunas voces.
- Bob Gardener: bajista.

Son de esas formaciones que apenas han variado de estilo con el paso de  los años, tienen una fórmula que funciona, no desgasta a sus seguidores, por lo que no le ven sentido en cambiarla apenas nada. Las programaciones sonoras son muy sencillas, las guitarras tienen ese toque ochentero del sonido post-punk o rock gótico, y para la percusión, usan una batería programada, sin músico detrás, pero a mí me gusta mucho, es tan repetitiva que esa no naturalidad da mucho ritmo. Candia aúna oscurantismo y sensualidad en su enigmática voz. Suenan como a un par de décadas atrás, y a la vez a otras épocas indeterminadas entre los ritos y la mística, gracias a composiciones sencillas y muy pegadizas, y sin orquestas ni grandes efectos. Si te atrae su sonido, te gustarán prácticamente todas sus canciones. A mí me encantan, cómo no.

Candia y Tony tienen el detalle de firmar a mano los discos si tú se lo pides al comprarlos a través de su web oficial. Aquí va una foto de los dos primeros que decidí adquirir, y que me han llegado hoy mismo: Vampire Erotica (1997) y Science & Nature (2007)



Por supuesto, ambos incluyen un libreto de discreto diseño pero con todas las letras, para entender a la perfección los mundos ocultos en que se sumerge cada tema. Otro aspecto que me anima a seguir comprando sus trabajos.

Os pongo dos videos del Vampire Erotica:

  • Heart of Lilith: 

 

  • Paint It Black: esta es la mejor versión hecha del tema de los Rolling Stones, me atrevo a decir una pequeña blasfemia, y es que me parece mejor que el original.

 


Y para terminar Wytches, del disco llamado igual y que será uno de los que compraré próximamente.



23 ene. 2011

LA ESPAÑOLITA "GÓTICA"

¿Os acordáis de ese programa más falso que una moneda de 6 céntimos llamado Factor X? Concretando: ¿recordáis este destrozo que hizo una concursante a la canción más famosa de Evanescence?



La rubita que veis tiene como alias Ailyn (y bien hizo en elegirlo, porque Pilar Giménez García no es muy artístico, la verdad) Ya habréis visto que ahí no podía presumir de mucho afinamiento, y por ello no triunfó en esta versión aún más artificial de OT, aunque aguantó varias semanas, todo sea dicho  (sí, por entonces yo aún veía tele, el verano estaba aburridillo y lo seguí bastante)

La chica en cuestión se presentaba como amante de la música “gótica” (tiene maquetas en Internet con canciones de Evanescence o Nightwish, que de góticos tienen poco o nada). Tiene alguna composición propia bastante moñas, y también le gustaba la música japonesa. De hecho, sus inicios se remontan hasta formar un trío musical que versionaba en español temas de series anime, pero de eso no me atrevo a poner enlace.

La muchacha pone ganas y se la ve muy humilde con su pasión hacia la música, y con el tiempo tuvo suerte, pues fue reclutada como vocalista principal en nada menos que Sirenia. ¿Y quienes son Sirenia? Pues un grupo noruego (más bien un proyecto en solitario de Mortem Veland) de gothic metal, y que dentro de la escena gótica europea es de los más representativos. A mí el gothic metal es el género en el que más me gusta profundizar desde que descubrí lo bien que queda “refinar” la crudeza del metal más duro (voces rasgadas) con muchos teclados, con coros, orquestas, violines y mucha presencia de vocalistas femeninas. Pero como casi todo lo que tiene su auge, también llegó la decadencia de muchos grupos, y por desgracia Sirenia es uno de ellos. De apostar por melodías contundentes llenas de características propias, en los últimos años han empezado, como otras bandas, a soltar canciones cercanas, demasiado cercanas, al pop. Que siga habiendo guitarras densas y de vez en cuando alguna voz brutota no me quita la triste sensación de que casi estoy escuchando la misma canción una y otra vez.

Esta senda comenzó antes de la llegada de Ailyn, que sólo lleva en Sirenia desde 2008, y ha participado en el cuarto disco (The 13th Floor, de 2009) y quinto (The Enigma of Life, que acaba de salir del horno y aún está calentito).

He aquí el primer video en el que aparecía ella, ahora morenita y presumiendo de exceso de maquillaje corrido:



El disco anterior me gusta bastante bonito a pesar de su poca novedad, pero este nuevo es como una copia débil, floja del otro. Lo llevo escuchado entero un par de veces, estoy empezando la tercera y no hay ninguna canción que se salga de la tendencia lineal y me llame la atención, son autoplagios que van del tema 1 al 14. Protagonismo de Ailyn al 95%, salpicado con algún corito aquí y gruñidito alla, fondo musical pop-rock muy obvio y olvidable, teclados en segundo plano y poco más. Me quedo con la que da título al disco, al menos la guitarra tiene protagonismo melódico propio y es una balada que me apetece repetir de vez en cuando.

He aquí el nuevo video de la primera canción del disco (lo mismito hicieron con el anterior):


He de reconocer que la voz de Ailyn generalmente suena dulce y se amolda muy bien el sonido del grupo, aunque se queda justita y a veces me irrita si se pone aguda. Suena mejor que en aquellos feos directos que hizo en Factor X, así que no sé si se ha aplicado con nuevas clases de canto o hasta dónde llega la mano de los retoques en estudio. El horror llega en un bonustrack que es una de las canciones adaptada al español por ella misma, puf. Ahí queda demostrado que el nivel lírico también ha bajado a nivel de subsuelo, con lo poético que era Mortem Veland en el pasado…

The Enigma of Life no es malo, pero nada sorprendente ni dentro de este tipo de bandas, ni dentro de la propia discografía del grupo. Para pasar el ratillo con unas cuantas canciones sueltas. Parece que Sirenia gastó el talento con sus dos primeros discos y luego tiró a lo fácil autorepitiéndose, y no se recupera. Una lástima. Menos mal que hay otras bandas nuevas que sí parecen mantener la magia de este género. Espero escribir pronto algo de alguna de ellas.