5 ene. 2012

SCARBOROUGH FAIR (SELECCIÓN DE VERSIONES)

Scarborough Fair es una legendaria canción británica, cuyos origenes populares han dificultado la fecha y la autoría exactas de su creación, pero se sospecha que es anterior a 1670, que la interpretaban los bardos medievales y que sufrió una amplia remodelación en el siglo XVIII. Es una melodiosa balada, pensada para cantar a dúo masculino y femenino y que, dependiendo de quien la interprete, se modifica el sentido d ela letram en la que uno d elos dos amantes le pide al otro diferentes retos que cumplir para así recuperar su amor.


Es una de las melodías más conocidas y versionadas bajo numerosísimos estilos. Se ha interpretado en películas de hace muchos años, en clubes, cafés, cada artista otorgaba su toque personal... Es muy complicado bucear en todo lo que existe, y m´ças aún encontar evidencias sonoras, así que me centraré en las versiones que han llegado hasta mí, quedándome en la época moderna, dentro de la música popular urbana del siglo XX y XXI.

Simon & Garfunkel son los más representativos y que han hecho la versión más conocida ahora mismo (creo yo), con su estilo folk de cantautores acústicos en 1966.




Es España, hay al menos dos versiones conocidísimas. La primera de ellas vino de la mano de los gallegos Luar Na Lubre en 1999. Fieles a su estilo celta acústico, predominan los violines y guitarras, destacando junto a la voz tan clara de Rosa Cedrón. El título pasa a llamarse Romeiro Ao Lonxe y la letra, claro está, se
adaptó al gallego.




Un año después, Mägo de Oz, la banda española de heavy/folk metal más conocida, versionó la letra
al castellano y de su adaptación surgió Duerme (canción de cuna), una poderosa balada rockera con marcado carácter celtas (flautas y violines.) Pertenece a su álbum Finisterra (2000)




Volviendo a Estados Unidos y sus muchísimos artistas, hay una cantautora y teclista muy desconocida, llamada Hannah Fury, cuya mágica música pertenece escondida cual tesoro reclamando ser descubierto. En 1998 personalizó la letra y compuso e interpretó una etérea, oscura, inquietante, antimágica remodelación de la canción, rebautizada como Scars. Es la que más me gusta a mí, tiene un aire diferente, más melancólico y misterioso, sin olvidar que seguimos escuchando la melodía original.




Para no saturar (y porque ya no tengo en mi colección más versiones) acabo con otra versión de un grupo de metal, pero no heavy, más suaves, con aires de orquesta sinfónica junto a los tintes celtas propios de esta pieza. Los noruegos Leaves' Eyes, con la dulce voz de Liv Kristine al frente, incluyeron su propia versión en su trabajo Njord de 2009.





Ahora me ha entrado la curiosidad de seguir ampliando la colección de versiones y añadir una segunda tanda futura. Ya veremos :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario